Friday, 16 October 2009

Las 10 mejores estafas en Los Simpsons

Para cerrar con broche de goldfield la semana de las estafas, es hora de hablar de Los Simpsons, programa en el cual las estafas parecen ser el combustible de la trama. Dadas, recibidas o accidentales; a continuación las diez mejores estafas de Los Simpsons...


10. Tony el Gordo y los pretzels:
Cuando Marge inicia su negocito de pretzels, le va mal y Homero hace lo que cualquier marido comprensivo haría: solicita apoyo al jefe de la mafia de Springfield, nuestro querido Tony el Gordo (voto porque ese señor debería salir más en el show) y él sabotea otros puestos de comida haciendo que Marge tenga éxito. Claro, que tal vez no hoy, tal vez no mañana, pero Tony vendrá a pedir su rebanada y al Homero rehusarse suceden una serie de eventos que derivan en acrobacias Yakuzas en el patio Simpson. What a Show!



9. Historietas de bíclope:
Cuando el hombre gordo de la tienda de historietas cae enfermo, debido a su falta de amigos, deja a cargo de su tienda a Bart y a Milhouse. Todo bien, good cop, bad cop y bastantes clientes. Sin embargo, apenas Bart deja a su compinche solito, llega un vendedor de una historieta llamada "Bíclope", sobre un súper héroe con lentes. Es como si a Ross Geller le hubiesen vendido un comic del Chico Dinosaurio, osea, el niño Van Houten (sí, ese es el apellido de Milhouse) es engatuzado por el ejecutivo para comprar 2.000 cómics que terminan siendo un peso muerto.


8. El Gran Timo de Bart y Homero:
En el episodio llamado "El Gran Timo", Bart y Homero comienzan a timar a la gente de la ciudad, inicialmente con un set de magia casera. Bart se hace pasar por un niño ciego con un pastel, simula haber perdido a su perro, y hace que la gente le de más y más dinero. Un día el abuelo les da una idea para un timo; Bart y Homero se disfrazan de vendedores, y van al Asilo diciendo que Abraham Simpson había ganado diez millones de dólares. El Abuelo simula morir y ambos exclaman que ya no podrían entregar la gran suma de dinero, a menos que cada residente del Asilo aportase 100 dólares para comprar un nuevo cheque gigante. Los ancianos, creyendo en Homer, le dan 100 dólares cada uno pero son atrapados por un agente de policía.


7. Invasión a la casa Simpson:
Homero y Bart se hacen amigos de un hombre y su hijo (Cooder y Spud), quienes trabajan como timadores en la feria. Yara yara yara y Homero queda a cargo del puesto de juegos de ellos, pero no capta la "indirecta" que le lanza en jefe Gorgory buscando un sobornillo así que le cierran el stand. Apenado, Homero los invita a su casa pero estos la invaden dejando a los Simpsons afuera. Sólo a través de otra estafa será que Homero recupera nuevamente su quinta.






6. Tomy y Dali son plagio:
La caricatura favorita de los niños de Springfield, Tomy y Dali es el sujeto de esta estafa. Bart descubre que el verdadero creador es un indigente llamado Chester Lampwick, y que el "autor" Roger Meyers Sr. le había robado la idea en 1928 debido a que sus propios diseños eran un asco. Muchas alusiones a Walt Disney en este episodio donde se hace una solapada apología al plagio.


5. Monorriel:
Springfield tenía un dinerito extra y como dice el dicho, un tonto y su dinero nunca duran mucho juntos... Reunidos en el ayuntamiento deciden, gracias a un carismático vendedor con una canción divertida, construir un monorriel en Springfield. La única que no quiere es Marge, mientras que Homero se convierte en el chofer del tren, que termina siendo de pésima calidad y pone en riesgo la vida de todos los pasajeros.


4. La estafa del Ángel:
Un aburrido viaje escolar para aprender de arqueología se tornó controversial cuando Lisa descubrió lo que parecía ser un Ángel fosilizado. Toda Springfield queda conmocionada con el hallazgo (siempre había querido decir esa frase "conmocionado por el hallazgo", suena elegante) y la fe de muchos queda estafada cuando después de todo resultó ser una estrategia publicitaria pues en ese terreno se construiría un gran centro comercial y eso atrajo muchísimo la atención. La gente no se horrorizó ni ofendió, entró derechito a comprar como ganado.


3. Campamento Krusty:
Uno de los mejores episodios, al menos en mi opinión. Bart y Lisa son enviados a un campamento de verano (plan vacacional, pero "campamento de verano" según Palmera Records, encargados de traducciones genéricas y sin acento que hacen que los niños digan "automóvil" en vez de "carro" pero esa es otra historia). El punto es que les ofrecen un sitio con dulces, canciones y actividades divertidas junto a Krusty el Payaso. Lo que consiguen es puro monte y culebra, abusones que los tratan mal, comida horrenda y trabajos tipo sweat shop de isla del Pacífico. Sólo una cosa por hacer... Rebelarse!



2. Rodeo Gramatical:
Este fue el pretexto con el que Bart, Milhouse, Nelson y Martin embaucaron a sus padres para coger carretera. Otro episodio excelente donde además de esta estafa, Bart obtiene una cédula falsa, engaña a Skiner y le da la cola a un loco de calle. Puntos extra por involucrar una tienda de pelucas y una feria mundial abandonada, que se veía muy bien en el catálogo (no cuenta como estafa porque a los niños se les olvidó ver la fecha bastante retro, digamos que era antes de la primera gira de despedida de Bon Jovi... otra estafa más pues se ha despedido como cinco veces... Qué me pasa hoy que me disperso tanto???)
1. Sr. Burns es el alien:
Nos trae paz... Nos trae amor... y está completamente drogado. Si dijeron que es un alienígena amistoso, se equivocaron al igual que buena parte de Springfield. Si dijeron que era el Señor Burns, me arruinaron el acertijo, pero no importa. Este es mi capítulo de Los Simpsons favorito de todos los tiempos, y la mejor estafa también pues toda la ciudad se lo creyó, incluso habían planeado un recibimiento todo New Age. Lo mejor de todo es cuando explican el proceso de transformación de Burns. Cabe destacar que es todo una parodia de los Expedientes Secretos X, serie más noventera que los tazos.
Qué mejor para cerrar la semana de las estafas que una frase de Leonard Nimoy (a.k.a. Spock) simpsonizado?






Así que ya saben, si alguien les ofrece un producto demasiado bueno para ser cierto, es una estafa; si les ofrecen mucho dinero sin esfuerzo, es una estafa; y si Homero Simpson está involucrado, es una estafa.


Si recuerdan alguna otra estafa memorable de Los Simpsons, coméntenla!

3 comments:

Eli_Elena said...

Muy bueno pero en cuanto a la estafa número 10 Marge no vende el pan de pita sino los pretzels. El pan de pita son sus amigas.

Barbara said...

aaaaah GAB! Demasiado bueno este post! Todos esos capitulos son muy buenos, tambien es de mis favoritos el de los Expedientes Secretos X!! xD

Gaby said...

Gracias Eli, tienes toda la razón. Ya mismo lo corrijo :)